PERFIL DE EGRESO DE LA ESPECIALIDAD ELECTRICIDAD

 

Esta especialidad se crea en nuestro establecimiento el año 2012 para responder a la necesidad de los jóvenes de la región, interesados en recibir una educación que les permita ocupar puestos de responsabilidad en empresas usuarias del sector eléctrico. El año 2014, la primera generación de estudiantes culminó con éxito sus estudios, realizó su práctica profesional y obtuvo su Título de Técnico de Nivel Medio en Electricidad.

La formación que otorga la especialidad tiene como propósito habilitar a los jóvenes para desempeñarse como maestro instalador eléctrico en domicilios, oficinas y empresas pequeñas que requieran instalaciones en baja tensión, con un máximo de 10 KW de potencia total, y los prepara para optar a la Licencia clase D que otorga la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, (S.E.C.).
Asimismo, su formación pretende que puedan desempeñarse exitosamente como ayudante de mantención eléctrica en empresas de cualquier sector que consuman energía eléctrica de baja tensión en sus procesos.
Concretamente, el campo laboral que representan las empresas usuarias del sector eléctrico permiten desempeñarse como: Operario Calificado en plantas de proceso; Ayudante de Contratistas en Instalaciones eléctricas de Baja Tensión; Operario calificado en equipos de mantención de centro de cultivos, astilleros, portuarios; Dibujantes técnicos, en el área de electricidad: integrante de Equipos de Mantención en empresas diversas, entre las que destacan aquellas que prestan servicios en el rubro alimenticio.

Para ello, el enfoque en el proceso de enseñanza aprendizaje de la especialidad privilegia la metodología del tipo inductivo. Lo anterior implica desarrollar un intenso proceso de ejercitación práctica y ejecución de desempeños observables, de tal manera que los alumnos integren en las actividades, tanto la experiencia de la práctica escolar, como la metodología de enseñanza de los conocimientos. Respecto de estos saberes, expresados en principios, leyes y reglamentos, se fomenta el desarrollo de habilidades expresadas en procedimientos, técnicas, operación de equipos, herramientas y maquinaría. En tanto, en lo actitudinal, se promueve una sólida formación expresada en normas internas y externas del campo laboral y principios de convivencia, llamadas como las conductas “blandas” que debe poseer el especialista egresado del Instituto.

Los jóvenes que eligen esta especialidad desarrollan sus actividades en la sala de clases, en donde se imparte el “Saber”, el conocimiento, la cátedra. También concurren al Laboratorio, lugar en donde desarrollan diversas experiencias y en donde descubren y dan sentido a lo conceptual. Por último, el Taller Eléctrico, es el lugar donde aprenden a ”Saber ser y hacer”. Allí analizan, aplican el conocimiento y desarrollan la destreza que permite identificar la solución más eficiente para resolver los diversos problemas eléctricos, ya sea a maquinaria, artefactos o sistemas de control.

Los módulos, propios de la especialidad, que contempla el Plan de Estudios son: Instalaciones eléctricas en Baja Tensión, Montaje y Construcciones Eléctricas, Proyectos eléctricos en Baja Tensión, Medición y análisis de circuitos electrónicos, Medición y Análisis de Componentes y circuitos eléctricos, Sistemas Electrónicos Digitales, Operación y programación de Control Lógico Programable, Mantención y Operación de Máquinas y Equipos eléctricos, Diseño Operación y Mantención de Sistemas de Control eléctrico, Administración de Empresas, Sistemas Hidráulicos y Neumáticos.

La relación de cooperación entre la especialidad y el mundo laboral (Instituto- Empresas), se lleva a cabo a través de pasantías en diversas empresas de la zona, siendo una instancia ventajosa para ambas entidades. La primera experiencia de pasantía (desarrollada el año 2013), permitió retroalimentar los objetivos definidos en los módulos de la especialidad; en tanto, los estudiantes pudieron tomar contacto directo con una situación real del mundo laboral, pues conocieron y operaron maquinaria y equipamiento actualizados, observaron modelos en vivo de desempeños técnicos y buenas prácticas y, por último, tuvieron la oportunidad de adaptarse a un ritmo de actividades en tiempo real. El éxito de esta primera experiencia confirma la idea de que la actividad de pasantía en la empresa también constituye una oportunidad de aprendizaje para el estudiante, pues le permite integrar saberes, no solo teóricos y prácticos, sino también de ejecución técnica de aquellas actitudes hacia el trabajo y habilidades relacionales que distinguen a los buenos trabajadores.

© 2016 Instituto del Mar "Capitán Williams"


Desarrollado por